logo providencia azul 2017

PRIMAVERAS POR ESCRITO

Miércoles, 03 Octubre 2018 10:27

Por Patricia Benavides Narváez

Jefa Departamento - Sistema de Bibliotecas
 
Que las cuatro estaciones son hermosas, y quizá máximamente cuando comienzan, es algo que podría comprobarse por la cantidad de partidarios que tiene cada una de ellas –una cantidad seguramente menor a la de quienes las admiran por igual a todas-, y más demostrable aún por los honores que les han rendido las artes, en especial la pintura y las letras, sin excluir la música: ahí están Las cuatro estaciones de Vivaldi, cuatro conciertos de los cuales también sería difícil elegir uno por sobre los otros tres…
El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, ya atrayente como simple título, evoca el frescor que empieza cuando anochece tras esas jornadas estivales radiantes y calurosas cuya más anhelada ventaja es que incluyen las vacaciones: la playa, la siesta a la sombra de los árboles, ¡el sol! Y De repente en el verano, de Tennessee Williams, otra obra de teatro, esta vez un drama, sugiere por su parte la irrupción de la aventura a la que se presta una temporada que, por excelencia, es la del descanso, el placer, el viaje.
Una balada de otoño, tal vez la mejor canción de J.M. Serrat, recoge incomparablemente la nostalgia y la melancolía de una estación tan llena de dulzura como de tonalidades pastel, ocres, terracotas, y de hojas caídas tapizando plazas, parques, jardines: época ideal para el recuerdo, ofrece una sutil metáfora de la edad avanzada en el ser humano: El otoño del patriarca, de Gabriel García Márquez, se hace cargo de este paralelo, mientras que Temprano otoño, de Louis Bromfield, o Nieve en otoño, de Irène Némirovsky, abordan facetas otoñales alternativas, como asimismo lo hacen tantos poemas.
Shakespeare vuelve para la tercera estación con otro precioso título: Cuento de invierno, cuya magia genial evoca la intimidad hogareña en la más fría época del año, propicia como ninguna a la reunión de la familia en torno al calor de estufas, braseros, chimeneas, para disfrutar con música de lluvia y viento los relatos que hace el más anciano, imaginativo o memorioso.
¡Y la primavera, que ahora acaba de volver! La más florida, verde y coloreada, la más serena estación, tan hermosa que quizá peca de serlo mucho, a ratos demasiado como para que los poetas y los narradores no teman caer en lo cursi… Así y todo tenemos esa expresiva paradoja que es Nieve de primavera, de Yukio Mishima, o La consagración de la primavera, de Alejo Carpentier, inspirada en la célebre pieza musical del mismo nombre compuesta por Igor Stravinski, un título que alude a esa especie de estallido vital que la naturaleza nos regala al empezar la retirada del invierno… 
¡Y cuando una persona confiesa su edad por las felicidades que ha vivido, la mide en primaveras! Por algo será.
Todos los títulos mencionados, y ni que decir otros miles, se encuentran en nuestra Biblioteca de Providencia. Uno de ellos puede ser el que tú has buscado siempre.
 
 
 

logo providencia blanco 2017

Sistema de Bibliotecas Públicas
Av. Providencia 1590
Lunes a Viernes: 09:00 a 23:45 hrs.
Sábado, domingo y festivos
10:00 a 19:45 hrs.

+562 2236 4336